PUBLICADO POR HDFASHION / 29 de mayo de 2024

Crucero Louis Vuitton 2025: Celebrando los años 80

Nicolas Ghesquière nos mantiene alerta: con un intervalo de aproximadamente un mes, presentó dos colecciones a la vez: primero, Pre-fall 2024, y ahora, Cruise 2025. Y debo decir que ambas colecciones constituyen un Una especie de díptico sobre el tema “Nicolas Ghesquière en su máxima expresión”. Además, repetiría una vez más lo que dije hace un mes sobre LV pre-fall 2024: el director creativo de Louis Vuitton, que comienza su segunda década en este cargo, está experimentando un verdadero renacimiento. El desfile se celebró en Barcelona, ​​en el Sala hipóstila del Parque Güell de Antoni Gaudí, y las modelos caminaron entre columnas bajo los arcos bajos y ondulados de mosaico como si atravesasen un fabuloso bosque encantado. Esta comparación es tanto más apropiada porque el modernismo de Gaudí, como sabemos, se basa en la fluidez de las formas naturales y en la ferocidad de los colores naturales.

Ghesquière nombra al destacado director de cine surrealista español Luis Buñuel, la premiada película de 2022 As Bestas de Rodrigo Sorogoyen y los principales viejos maestros españoles (Velázquez, Goya y Zurburan) como sus referencias. Además, opinamos que la elección del lugar del espectáculo se debió también a la próxima Copa América en Barcelona, ​​de la que Vuitton es el patrocinador principal.

Además, Ghesquière menciona a Paco Rabanne, y omite mencionar a otro modisto español que no le es ajeno. Pero mientras los críticos comparan los vestidos y faldas perfectamente pictóricos de Ghesquiere con los lienzos de Velásquez y Surbaran, tratando de identificar las pinturas apropiadas para los vestidos, en nuestra imaginación estamos viendo la exposición Balenciaga y la pintura española, celebrada en 2019. en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza. Allí, junto a estos mismos Velásquez, Surbarán y Goya, se encontraban los vestidos de Balenciaga, de modo que el espíritu del gran purista y futurista vasco flotaba sobre el Park Güell. En general, el uso de cualquier cortinaje de seda nos permite cambiar los nombres en esta composición prácticamente al azar: reemplaza Velásquez y Surbarán por Tiziano y Tintoretto, y Ghesquiere por Albert Elbaz y obtendrás la misma alegría de reconocimiento. A pesar de su inevitabilidad, tales comparaciones nos dicen poco sobre el diseño de moda. Pero si recordamos los años 1980, es allí donde encontraremos la verdadera pista de toda la colección.

Esta es la década favorita de Ghesquiere, la época de su juventud, cuando apenas comenzaba en el diseño de moda y llegó a trabajar como asistente de Jean-Paul Gaultier, una de las primeras y más importantes estrellas de la moda francesa de los años 1980. Es una época que, a juzgar por sus colecciones, queda grabada para siempre en su corazón. Mirando todos estos vestidos abrigo entallados hasta la rodilla, enormes hombros redondeados, chaquetas sin cuello y otras con solapas en punta, así como las voluminosas chaquetas de cuero, es imposible no pensar en esos sí. Es igualmente imposible no recordar la colección Balenciaga OI 2012, el himno del 80, vista a través de los ojos de Ghesquière.

Pero algunos elementos de la estética de Ghesquière han cambiado con los años. Hubo encaje en esta colección, concretamente encaje blanco y negro como un guiño a las mantillas españolas. Había lunares blancos y negros, típicos de los años 1980, pero aquí parecen un guiño a los vestidos de las bailaoras de flamenco. Pero, lo más importante, la forma misma de organizar cada look se ha vuelto más ecléctica: los sombreros gauchos se combinan con gafas de nieve, mientras que los monos y faldas bastante extraños se mezclan con zapatos aún más extraños completamente cubiertos de flecos. Sorprendentemente, este exceso decorativo deliberado, tan característico de la estética actual de Ghesquière, este historicismo excéntrico combinado con su tecno-futurismo, no crea desorden y caos, sino armonía y belleza, y además muy contemporáneas, dispuestas de la forma más refrescante y nada convencional. -manera cliché. Pues bien, podemos decir que el décimo aniversario de la carrera de Nicolas Ghesquière en Louis Vuitton se celebró de la manera más apropiada.

Cortesía: Louis Vuitton

Texto: Elena Stafyeva